Beth Moysés

Conocí el trabajo de la artista brasileña Beth Moysés en el DA2 de Salamanca en el año 2007. El trabajo de Beth llamó mi atención y me “atrapó” por unos instantes, por eso quiero dedicarle mi primer post mensual. Cada mes dedicaré un post a la obra de un artista visual, aunque no descarto que más adelante esta sección pueda estar dedicada a creadores de otras disciplinas.

La obra de esta artista gira en torno a la problemática de género desde la perspectiva de la mujer. La violencia de género es el tema central de su trabajo, un problema que, desgraciadamente, sigue preocupándonos a todos/as y sigue siendo noticia. Desde la fotografía, el vídeo o la performance, Beth Moysés refleja el mundo femenino en sí mismo, no sólo desde su mirada sino desde la de cientos de mujeres que hablan por ella en sus obras.

En sus piezas, recurre a elementos que son típicos de la mujer como es la pintura de labios o un vestido de novia, usándolos como pretexto para lanzar su mensaje, el cual es normalmente dulce (visualmente) y aterrador (conceptualmente). Con una estética muy cuidada y un lenguaje muy directo se ha convertido en una artista ya internacional, presente en colecciones, salas y museos de todo el mundo.

La primera performance que vi suya fue Lecho rojo (2007). En esta acción, diez mujeres aparecen en la sala sentadas en círculo, semidesnudas, con apenas unas telas blancas tapando su cuerpo y unas flores decorando su pelo. En el centro, una gran masa de color rojo, 20 kilos de carmín color rojo intenso. Durante la performance, las chicas toman este carmín y crean esculturas-siluetas con forma de corazón al ritmo de una música envolvente. Una obra que, aunque estés solamente de espectador, consigue liberar tus emociones y darte un estado de serenidad.

Ese mismo año, pude contar con ella en la sección de artistas invitados de Artes Visuales del Festival Alter Arte’07, festival que dirigía y comisariaba. Trabajar con ella fue una gran experiencia, la pena para mi fue el no haber podido participar en la performance, me hubiera encantado, las chicas salieron contando que era una experiencia que nunca olvidarían, que era un cúmulo de sensaciones el que habían experimentado jugando con el carmín y formando parte del Lecho Rojo “murciano”.

Lecho Rojo, Murcia, 2007

*Fotografías de Eduardo Balanza y Carolina Parra*

Anuncios

Acerca de anagalarcon

Doctora en Historia del Arte, investigadora y comisaría independiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: